888-344-3916

Puede estar muy preocupado por su forma de vida actual durante esta pandemia. Pasar más tiempo en casa cambia la forma en que vivimos y comemos. Tener poco contacto social, o tal vez ver a los miembros de la familia con más frecuencia o dejar de verlos por completo; ¡esta pandemia realmente cambia nuestra dinámica! Es posible que se sienta abrumado al escuchar sobre el coronavirus y esto inevitablemente desencadena el cortisol, nuestros niveles de hormona del estrés. Hemos mencionado anteriormente cómo funciona esta hormona, pero aquí nuevamente presentamos una descripción general.

El cortisol es una sustancia que se libera cada vez que estás bajo estrés, es nuestro sistema de lucha o huida. Cuando estás en una situación estresante, el nivel de esta hormona aumenta y obtienes más energía, porque aumenta los niveles de glucosa y el uso de carbohidratos y proteínas. En pocas palabras, es como nuestro súper poder para lidiar con situaciones adversas.

Normalmente, el cortisol restablecerá los niveles de glucosa después de que el evento estresante termine y los niveles de cortisol se equilibren. Sin embargo, algunas situaciones pueden tenerte bajo un estrés constante, como es el caso del coronavirus y esto tiene un impacto en las funciones corporales.

Demasiado cortisol afecta nuestra salud física. Entre otras consecuencias, puedes comenzar a aumentar de peso rápidamente, principalmente en la cara, el pecho y el abdomen. Es posible que tengas cambios de humor, que se muestran como ansiedad, depresión o irritabilidad.

Por lo tanto, si actualmente tienes sobrepeso y estás tratando de perder peso, será mucho más difícil con todo este estrés. Además de eso, algunas personas se encuentran comiendo mucho más, no se dan cuenta de que es su forma de lidiar con el estrés y es posible que aumenten de peso.

Afortunadamente, hay cosas que podemos hacer para compensar el desequilibrio de la hormona del estrés.

  1. Limita la cantidad de noticias que ves o escuchas. Recuerda, eres lo que consumes. En lugar de encender las noticias cada vez que miras televisión, intenta ver algo como un documental sobre vida salvaje o historia.
  2. Ejercicio. Intenta realizar al menos 30 minutos de actividad física todos los días. Caminar es suficientemente bueno y muy saludable. Hacer yoga también es una actividad que te ayuda a reducir el estrés.
  3. Beber abundante agua. Mantenerse hidratado es uno de los recursos más poderosos para mantenerse saludable. También encontrarás a menudo que tus antojos, que pueden confundirse con hambre, desaparecen si bebes suficiente agua.
  4. Manténte en contacto con amigos y familiares si estás solo. La vida social es una parte importante de la salud mental, así que programa reuniones regulares en línea con tus seres queridos.
  5. Encuentra un tiempo a solas si ahora estás constantemente rodeado de miembros de la familia.
  6. Ten bocadillos saludables disponibles y evita comprar alimentos azucarados o procesados. Elige apio para comer humus o encurtidos en lugar de papas fritas.
  7. Busca ayuda psicológica profesional. Actualmente hay muchas opciones en línea que te ayudarán a lidiar con el estrés. Expresar tus sentimientos en lugar de suprimirlos es muy importante para liberar el estrés y hacerlo en un ambiente seguro con un profesional de la salud es la forma más saludable de lidiar con eso.