888-344-3916

Después de la cirugía bariátrica, estás camino a lograr la importante meta de alcanzar tu peso ideal, adoptando hábitos alimenticios saludables y haciendo ejercicio regularmente. Como ya lo sabes, hacer estas dos cosas correctamente es crucial para alcanzar otra gran meta: mejorar tu salud en general.

En Mexicali Bariatric Center, el programa número uno de pérdida de peso en México, queremos ayudarte a que cada vez te sientas más motivado para alcanzar esta meta. Es por eso que también queremos que evites un error común que puede alejarte del éxito.

Muchas personas creen que sentir hambre es la verdadera manera y única forma de perder peso. Pensarías que si sientes hambre, debes estar perdiendo peso, ¿cierto? No necesariamente. Si decides extender el periodo en el que sientes hambre por más tiempo que solamente un poco antes de cada comida, contrario a tus creencias, puedes estar saboteando tus metas de pérdida de peso.

A continuación hacemos una revisión rápida de la forma en que nuestros cuerpos usan los alimentos para convertirlos en energía y cuáles son las consecuencias si nos sobrepasamos.

Comencemos con un poquito de ciencia. El cuerpo transforma los alimentos que comemos en glucosa para convertirla en energía. Si se acaba la glucosa, el cuerpo busca usar glucógeno (las moléculas que almacenan energía en nuestro hígado y músculos). El glucógeno se descompone para producir más glucosa. Estas moléculas de glucosa se absorben en el torrente sanguíneo. Cuando esta reserva de glucosa se agota, el cuerpo activa la sensación de sentir hambre, pidiendo comida y ¡rápido! Tan pronto como nuestros sorprendentes cerebros se percatan de que no está recibiendo nutrientes, envía la señal al cuerpo a realizar todo esfuerzo posible para evitar la desnutrición. De manera que, es increíble, pero cierto: ¡empiezas a quemar menos calorías! En inglés, a esto le llamamos un metabolismo reducido; el cuerpo intentará guardar energía lo más que pueda hasta que se le proporcione nutrición nuevamente. Cuando se consumen pocas calorías, el cuerpo prefiere usar la proteína de los músculos que la grasa almacenada.

Después de comer correctamente, los pacientes de cirugía bariátrica tienen energía de la glucosa hasta por 4 horas. ¿Qué pasa si se acaba la glucosa? Empezamos a sentir hambre y se nos antojan los carbohidratos: es la manera más rápida de obtener energía. Además de sentir hambre y antojo por carbohidratos, te sientes cansado y hasta molesto cuando dejamos pasar demasiado tiempo. Ser amables con nuestros cuerpos significa comer en el momento y la cantidad que debemos, manteniendo glucosa constantemente en nuestra sangre, lo cual hace que nos sintamos felices y satisfechos.

Los estudios muestran que las personas que mantienen la pérdida de peso por más de cinco años, desayunan y comen sus alimentos y refrigerios de forma regular los siete días de la semana. Saltarse comidas y refrigerios puede potenciar la pérdida de peso inmediata; sin embargo, para obtener resultados a largo plazo, el mejor método es comer de manera regular.

Después de la cirugía bariátrica, es muy probable que tu doctor te recomiende comer menos calorías; es por esto que comer la cantidad correcta cada cuatro horas mantendrá estables los niveles de glucosa en la sangre. Al principio, ajustarse a esta nueva manera de comer puede ser un poco extraño, pero una vez que el cuerpo se acostumbra, te darás cuenta de todos los beneficios. La cirugía bariátrica es un cambio radical y tus nuevos hábitos alimenticios provocan cambios corporales; cuánta y qué tan frecuentemente sientes hambre puede ser uno de ellos.

Sentir un poquito de hambre antes de cada comida no está mal, incluso a veces notarás que la comida sabe mejor, pero no lo exageres. Como dijimos arriba, una de las consecuencias de esperar demasiado tiempo puede ser que tu cuerpo haga más lento a tu metabolismo, pero además, otra posible consecuencia es que puede hacerte creer que puedes comer más de lo que debes.

La forma en que pensamos acerca de la comida que comemos es un tema importante que cualquier persona que intenta perder peso debe tratar. Pensar que la comida es la fuente de energía para tu vida puede ayudar; es posible que sea un cambio mental que debas hacer tras la cirugía, pero ten la certeza de que te mantendrá en el camino a lograr la pérdida de peso y recobrar tu salud.

Así que, ¡no lo olvides! Sentir hambre no significa necesariamente que estás perdiendo peso. Si en cambio tratas de mantener a tu cuerpo saciado al comer bien, te sorprenderás de que podrás estar comiendo más (y más frecuentemente), y aún así estás bajando de peso.