888-344-3916

Los antojos pueden ser difíciles de controlar, pero hay un par de cosas que puedes hacer para detenerlos o hacerlos más sobrellevables.

Tras tu cirugía, aprenderás a lidiar con estos antojos con el fin de obtener los resultados de pérdida de peso óptimos. No está mal ceder a un antojo de vez en cuando, pero necesitas tener cuidado de que no se vuelvan un hábito. Es por esto que nuestro nutriólogo bariatra recomienda no ceder ante ellos.

Los expertos dicen que un antojo dura solo entre 3 y 5 minutos. Sin embargo, tu cerebro puede persuadirte a que duren más que eso y te sientas insatisfecho hasta que obtengas lo que se te antoja.

Hay varias teorías sobre lo que provoca los antojos:

  1. Puede deberse a un desbalance hormonal, como leptina y serotonina.
  2. Los antojos también están asociados a las emociones. Es aquí donde trabajar con un psicólogo bariatra es útil, expresas tus emociones y lidias con ellas en forma adecuada.
  3. La idea de que te faltan nutrientes y esa es la razón por la cual se te antoja algo es también una teoría, en cuyo caso, puedes intercambiar tu antojo por una elección más saludable del nutriente que te falta. La teoría dice que al hacerlo te sentirás satisfecho y el antojo desaparecerá.

Existen además dos tipos de antojos: selectivo, que es el antojo de algún alimento en específico y no selectivo, que es el antojo de lo que sea.

Para los antojos selectivos, la teoría de los nutrientes reducidos puede ser la razón y elegir opciones de alimentos mejores funciona aquí.

Para los antojos no selectivos, el desbalance hormonal y las emociones pueden ser la razón detrás de ellos. Para este tipo de antojos, te sugerimos los siguientes trucos.

  1. Manejar el estrés: Un estudio mostró que las mujeres que están bajo estrés son más propensas a tener antojos dulces. El estrés libera una hormona llamada cortisol y está asociada a promover la grasa abdominal. De modo que es doble la ganancia de peso: no solo subes de peso por comer más de lo que se te antoja, sino que también subes naturalmente al producir cortisol si estás estresado. Lidiar con el estrés involucra lidiar con emociones, por tanto, de nuevo, la mejor forma de hacerlo es teniendo un lugar seguro para expresarte y hacerlo con un profesional.
  2. Tomar más agua: La sed se confunde muchas veces con el hambre. Cuando sientes un antojo, bebe agua primero y observa cómo te sientes. Muchas veces el antojo desaparece.
  3. Proteína en cada alimento: Comer suficiente proteína durante el día, que ha sido probado en estudios, reduce tus antojos en general, y especialmente durante la noche en un 50% o más.
  4. Sueño: un estudio de 2013 encontró que dormir suficiente tiene impacta de manera importante a tu cuerpo. Las hormonas se volvieron más estables con horas de sueño regulares y esto resultó en pérdida de peso.
  5. Alimentos regulares: Comer demasiado poco puede crear antojos de comida procesada y porciones grandes, así que comer tus alimentos en forma regular con las porciones recomendadas por tu cirujano también te mantendrán satisfecho y menos propenso a sentir antojos.

Intercambiar antojos por opciones mejores y más saludables

  1. Papas (frituras): Elige nueces y anacardos. Tienen más proteína y grasa saludable (pero ten cuidado con la cantidad porque son altos en calorías) o elige palomitas para deshacerte del antojo de algo salado.
  2. Chocolate: Es probable que lo que tu cuerpo te esté pidiendo sea magnesio, así que prueba comer almendras o mejor elige chocolate oscuro con 70% de cacao al menos.
  3. Dulces y pan dulce: La fruta es tu mejor elección. Puedes tener pasas y ciruelas secas a la mano cuando se te antoje algo dulce.
  4. Refresco: Bebe agua mineralizada con un poco de jugo de naranja o limón.

Si tus antojos te vienen en la noche, los siguientes alimentos y bebidas pueden reducirlos: ensalada de frutas con yogurt bajo en grasa o griego, plátanos, té, leche caliente (promueve  la serotonina, que te ayuda a dormir).

Recuerda que si cedes y vuelves un hábito los antojos, te toma al menos 28 días para deshacerte de un hábito, así que practica las recomendaciones diariamente.